Historia y tradición

En el año 1971 mi padre el Ing. Carlos Romero Huxley se une a un grupo de empresarios para la fabricación de cortes de zapatos, es decir se cortaba y maquilaba la piel, se terminaba el corte y se exportaba a los EEUU para que allá se terminara el zapato. Así fue por dos años. Al darse cuenta mi padre de la habilidad y la excelente calidad de la mano de obra de los trabajadores, decide en 1973 en ese mismo lugar fundar su propia empresa de fabricación de calzado para dama, para comercializar aquí en México, dando como resultado un producto de excelente calidad.

En esa época de los años 70´s había en la Ciudad de México más de 50 fabricas de calzado fino para dama, hoy en día solo queda una, la nuestra. Solo nosotros sobrevivimos a todos estos años de grandes cambios que ha tenido nuestro país y eso solo se debe a que nunca dejamos de luchar por tener una excelente calidad y un gran diseño a la altura de lo mejor del mundo.

Ya para el año de 1975 comienzo a unirme a la empresa empezando a conocer y aprender este gran oficio del zapato.A mediados de los años 70´s abrimos nuestra primera tienda en Polanco, en la calle de Homero en la CDMX, LA BOUTIQUE DEL CALZADO ahí empezamos a experimentar la necesidad de la mujer mexicana por un producto de calidad y alta moda que lo encontraba con nosotros, el resultado todo un éxito y da lugar a nuestra segunda tienda a finales de los años 70´s en aquella famosa Zona Rosa de la CDMX en la calle de Amberes, LA BOUTIQUE AMBERES. En esa época en la Zona Rosa se encontraban las mejores boutiques, joyerías y restaurantes. Era el corazón de la Cuidad de México, la apertura de esa tienda fue el detonante de nuestra empresa, donde la clientela se da cuenta que nuestro producto es excepcional. Ya en esos años le vendíamos a las mejores tienda departamentales y boutiques en todo el país.

En el año 1979 decido ir a Milán, Italia la cuna del diseño en el mundo. Para aprender diseño de calzado, mi pasión siempre fue crear y diseñar, quería plasmar en nuestros zapato mi sello y mi gusto. A mi regreso asumo en la empresa el diseño y comercialización de nuestro producto, dejando plasmados en todos estos años en nuestra colecciones mi ADN.

En 1980 abrimos nuestra Gran Boutique de Calzado en el centro comercial Perisur en la CDMX, esta fue la mejor zapatería de México por muchos años, CELLINI y de este gran éxito se deriva en menos de tres años la apertura de una cadena de tiendas bajo el nombre comercial de CELLINI se abren Plaza Universidad CDMX, Monterrey, Puebla, Cuernavaca, Satélite y en Guadalajara bajo el nombre de BELTRAMI le siguieron Polanco, Acapulco y Santa Fe CDMX.

A mediados y finales de los años 80´s se unen a la empresa mis hermanos en administración y producción y mi hermana Regina que junto con mi madre Doña Regina Calzada Casanova le dieron glamour y pasión a nuestros zapatos y a la relación comercial por muchos años, siguiendo mi padre y yo nuestra visión de fabricar el mejor zapato.

Por eso hoy se une a la empresa mi hija Giovanna Romero Daccarett lanzando su marca “GIOAN ROCA”. Dándole la bienvenida a una nueva generación, respaldada por toda la tradición, experiencia, calidad, moda y diseño que hemos logrado en todos estos años.

Ella continua con toda la pasión que lleva de generación en generación y esa herencia única que porta de la familia Romero para llevar GIOAN ROCA de México para el mundo. Fabricado aquí mismo donde nace esta gran historia hace 47 años donde hoy solo se fabrica nuestro zapato GIOAN ROCA con una inigualable mano de obra que tenemos por nuestros artesanos que llevamos más de 47 años de experiencia trabajando el mejor zapato hecho a mano de México.

Hoy ofrecemos a todas las mujeres mexicanas toda esa experiencia, calidad y pasión que se define en un solo nombre GIOAN ROCA.

Juan Carlos Romero Calzada.

< Leer menos